Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicio. Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso.

Siempre podrás obtener más información sobre qué cookies utilizamos y cómo desactivarlas en nuestra política de cookies.

Estoy de acuerdo

Se lee en 4 mins

La necesaria película sobre Numancia

Ya en el año de conmemoración de los 2.150 años del asedio a Numancia, subsisten dos proyectos para llevar esta trágica historia al cine. ¿Con garantías? Esa es otra cuestión

Este año se celebra Numancia 2017, como conmemoración de los 2.150 años que han pasado del asedio romano a la ciudad celtíbera, estoicamente defendida. Un hecho que fue conocido y reconocido en el Imperio Romano y del que todavía no se ha hecho eco ningún peplum. Retógenes pide a gritos una película.

Hay dos proyectos, que me consten. Uno, basado en una novela de José Luis Corral, y otro, impulsado por el actor Iván Hermes. Dos iniciativas que, con lo cuesta hacer cine en España, hay que aplaudir, pero que no terminan de convencerme. La primera, por adaptar una texto ya escrito, lo que limitará mucho el guion. Y tampoco es que hayamos oído o leído maravillas sobre esta novela.

La segunda, porque quien lo impulsa se entusiasmó con el proyecto pero su bagaje en el séptimo arte se reduce prácticamente a papeles en televisión y en cortometrajes y, sin embargo, su ambición es hacer de esta película una gran producción internacional. Lo intentó primero con los estudios americanos y ante la dificultad de sacarlo adelante entabló conversaciones con otra productora británica. Poco más se sabe, aunque sonaron grandes nombres para los principales papeles. No obstante, además del dinero, faltan varios pilares fundamentales: director y un guion currado

Libreto se supone que ya existe, firmado por José Gil Romero, bregado en el corto. Y de director incluso se postulaba el propio Iván Hermes. Siento ser agorero, pero si yo fuera un productor norteamericano no desembolsaría 20 millones de dolares (para empezar a hacer algo digno) con tan pocas garantías.

La historia de Numancia merece ser contada. Aunque tenga que ser trágica de principio a fin. Aunque el destino de sus protagonistas venga más marcado que el de los de 'Titanic'. Los romanos cercando la ciudad celtíbera, 60.000 soldados, acechando continuamente a los numantinos, dejándolos desabastecidos hasta que estos optan por el suicidio frente a la claudicación ante el invasor. Por desgracia, no es un hecho tan conocido más allá del tópico de la resistencia numantina. 

En sus gentes hay que inventarse una historia, con gancho, con amor, ambiciones, dudas y mucho drama. Hay argumento y solo queda darle forma, fraccionar quizás el relato, buscar maneras de contar las dos realidades, a un lado  y otro del cerco. Lo que no puede surgir, por mucho que los estándares de Hollywood así lo inciten, es un tórrido romance entre un soldado romano y una celtíbera. Por lo demás, hay margen para la imaginación. O recurrir a los clásicos para inspirarse.

Pero hay que hacerlo con dinero. Con bastante. Con guionistas con nombre (y en España los textos es lo que más flojea), técnicos, directores y actores acordes. No hace falta que venga alguien de fuera a dirigir esta 'Numancia'. Bien capacitados están para manejar estos presupuestos y los necesarios efectos especiales cineastas como J.A.Bayona y Amenábar, por citar dos evidentes. Y se puede (debe) rodar en inglés. Por ejemplo, con actores españoles como celtíberos, y los romanos con un impecable acento inglés propio de actores americanos o británicos. Por añadir algún matiz al habla. 

Es soñar, sí. Pero ya que hay movimientos en esta dirección, y que no llegarán para Numancia 2017, por qué no pretender que las cosas, cuando se hagan, se hagan bien.

*Foto: De Multitud - Trabajo propio, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2943288

Regala Neupic. Regala una tarjeta black.Activa tu tarjeta.