Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicio. Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso.

Siempre podrás obtener más información sobre qué cookies utilizamos y cómo desactivarlas en nuestra política de cookies.

Estoy de acuerdo

Se lee en 3 mins

Cómo ser una chica en el siglo XXI

En colaboración con Lena Dunham, aunque ella no lo sepa.

Estás en mitad de tu etapa de los 20 y acabas de terminar la carrera. Perfecto. ¿Y ahora qué? 

Las posibilidades son infinitas. Te independizas, te mudas a otra ciudad. Consolidas tus amistades, encuentras pareja. Realizas prácticas, encuentras trabajo. Por favor, hay gente que incluso se casa y tiene hijos a tu edad... 

Pero por más que intentas tener las ideas claras y establecer el ritmo que consideras adecuado para la que va a ser el resto de tu vida, mil cosas se interponen en el camino. 

Podríamos decir que en base a esto gira la serie Girls, de Lena Dunham (creadora, guionista, actriz...). Cuatro chicas. Veintipocos años. Nueva York. Y un sin fin de vivencias por experimentar. 

No os engañéis, por mucho que pueda sonar a Sexo en NY, Girls no puede alejarse más de ese mundo. Nada de lujos, sólo realidad pura y dura que nos llega en pequeñas dosis cómicas.

Las cuatro chicas protagonistas no pueden ser más diferentes. Shoshanna, Hannah, Marnie y Jessa. Cuatro personalidades que encajan y chocan entre sí continuamente. Cualquiera viendo la serie va a identificar a alguna de las protagonistas con sus propias amistades. Entre ellas cargan en su totalidad el peso argumental de la serie -especialmente Hannah- y nos hacen partícipes de sus momentos más desafortunados y sus golpes de suerte. El chico con el que estás viéndote deja de llamarte durante semanas, te has independizado con tu mejor amiga, tu primer amor, no conseguir que esas prácticas acaben convirtiéndose en trabajo, las relaciones con tu familia, que tus padres dejen de costearte los gastos... Estos son algunos de los muchos temas que la serie trata, siempre en un tono cómico y divertido para que los 25 minutos que dura cada episodio acaben dejándote con ganas de más. 

Gracias Lena Dunham por enseñarnos que no sólo existe el lujo de Gossip Girl en NY, por sacarnos una sonrisa independientemente de lo que nos ocurra, y por plasmar en televisión el día a día de una chica normal en el siglo XXI. 

Y, sobre todo, por recordarnos que siempre podemos contar con nuestras amigas. 

Regala Neupic. Regala una tarjeta black.Activa tu tarjeta.