Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicio. Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso.

Siempre podrás obtener más información sobre qué cookies utilizamos y cómo desactivarlas en nuestra política de cookies.

Estoy de acuerdo

Se lee en 3 mins

Ahora entiendo el 'Gracias, Carmena'

Menos mal que en Podemos, al menos en apariencia, siguen presumiendo de Carmena, que destaca sobre los suyos por experiencia y mano izquierda

Quería haber escrito este texto hace meses, cuando surgió la escisión Madrid 129: una corriente crítica e ideologizada de lo que en su momento fue Ahora Madrid. Imposible no posicionarme a favor de la experiencia y mano izquierda de Carmena. Porque en el otro lado quedan Celia Mayer (que aplicó la Ley de Memoria Histórica a su antojo), Zapata (lo de sus tuits ha acabado como tenía que ser, por suerte, aunque su no dimisión y sus propuestas de barrio vislumbran que no es ninguna versión mejorada de la 'vieja política') o Barbero (defensor de los escraches ajenos que ve fascistas a sus policías). Menos mal que está Carmena, veterana jueza que ha visto mucho y que les da lecciones de tolerancia a esos concejales que le han tocado. Cómo sufre para desautorizarlos sin dejar maltrecho 'el cambio'. La última, con sus concejales okupas. Tan chocante como lo del Partido Popular y su oposición del matrimonio gay. Aunque esto la culpa la tiene la religión, que tanto daño sigue haciendo al PP. Pero de eso, otro día.

Además fue la única de su partido que no dudó en cumplir con el protocolo de esta monarquía parlamentaria y saludar a los Reyes. Los desprecios de la bancada podemita (y otros cuantos) son propios de una mezcla de intolerancia y populismo. No es así como se reivindica el republicanismo. O, al menos, no quiero que sean estas las formas que nos lleven, en un futuro, a una tercera república. Porque, para empezar, primero deberá instaurarse un debate en la sociedad y luego tendremos que decidir qué república queremos, ya que las dos anteriores fallaron estrepitosamente. Claro que siempre podemos incurrir en el error, aunque sea por tercera vez. 

Ahora entiendo cuando los cineastas, mientras recogían algún Goya, daban las gracias a Carmena. Por nada. Por ser. Por existir. En serio, no argumentaban nada, solo le agradecían su existencia. Todo muy rollo fan. Quizá eran visionarios y sabían que era lo mejor de esa nueva extrema izquierda, que ella iba a poner la sensatez que falta a estos jóvenes carentes de experiencia (y de preparación en muchos casos) y sobrados de revanchismo. Entiendo a esos conocidos de derechas que veían en el ídolo Manuela Carmena un peligro, pero espero que ahora se den cuenta de que es el mejor seguro que tiene esa derecha mientras este comunismo del siglo XXI tenga la inusitada fuerza que atesora. 

*Foto: Felix Moreno_Hortaleza13 en Flickr

Regala Neupic. Regala una tarjeta black.Activa tu tarjeta.